miércoles, 9 de marzo de 2016

Soy feminista, soy femenina, soy mujer…soy un ser humano.

 Una mirada del feminismo desde la plena humanidad: 


La palabra feminista tiene una connotación estereotipada negativa, pero realmente ¿Qué significa ser feminista en el contexto actual? ¿Por qué la sociedad patriarcal se empeña en categorizar a las mujeres feministas como mujeres que rechazan a los hombres, solteras y sin familia?  ¿se podría decir que ser mujer feminista en los tiempos actuales es sinónimo de una mujer infeliz? La sociedad se sigue equivocando en muchos aspectos, empezando porque la gran masa asigna el feminismo como el antónimo de machismo. No sé cómo lo ha logrado, pero ya son muchas personas que confunden el movimiento feminista con el autoritarismo hacia los hombres o con la misandria (hembrismo).
 El feminismo es la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres.  Nancy Cott1 define feminismo: "creencia en la importancia de la igualdad de género, invalidando la idea de jerarquía de género como concepto construido por la sociedad"
Tal es la complejidad en la que nos encontramos que aún “el género” sigue marcando la vida de miles de mujeres. Enseñamos a las niñas a caer bien, pero a los niños no. Nosotras debemos gustar a todo el mundo, pero sobre todo a los niños. La sociedad polariza las diferencias biológicas que existen entre hombres y mujeres y no nos estamos dando cuenta de ello, nos prescribe como tenemos que ser las mujeres, que funciones debemos realizar, nos asigna un rol y por tanto las expectativas sociales que debemos cumplir, sino es así entonces pagaremos socialmente las consecuencias2. Etiquetas negativas con gran impacto en nuestra salud mental  

Las personas nos hemos cansado del patriarcado entre otras cosas porque no resuelven los problemas más graves de la sociedad, como las guerras, la injusticia social, la deforestación, la desigualdad, el hambre etc. Nos hemos cansado de su inagotable ansia de poder y de su modelo sin solución a los cambios actuales.  Para llegar a un mundo más justo necesitamos trabajar desde la identidad del ser humano y no desde el rol de género. El mundo necesita personas más inteligentes, más creativas, más innovadoras, y para estas cualidades no hay hormonas masculinas ni femeninas2 que se sepa.  Desarrollar nuestras capacidades implica conocer más fortalezas como parte de la especie humana, una identidad global que nos permita brillar con luz propia.
Pero ante esto las mujeres debemos  darnos cuenta que las ideas de género apenas han evolucionado. El sistema no nos permite llegar, hay barreras invisibles que debemos empezar a derribar, empezando por nuestra propia casa, por nuestra propia mente, nuestro sistema de valores, nuestro inconsciente colectivoNosotras debemos de encontrar la manera de poder desplegar nuestras potencialidades, no copiar los modelos patriarcales para posicionarnos en el mundo, sino precisamente encontrar y desarrollar nuestro camino. No callarnos ante las injusticias que nos afectan directamente a nosotras. El silencio implica tomar parte de la continuación del machismo en las organizaciones, en el sistema y en la sociedad en general. Hay dos formas de decidir, ya sea por acción o por omisión, nosotras tenemos el poder de decidir. Elijamos pues el asertividad, la conciencia plena, la inteligencia, el compromiso y el diálogo como punto de cambio hacia la construcción de nuestra realidad. No más abnegadas. 

Entonces, qué retos debemos asumir a nivel individual y como sociedad:
·         1Desaprender el rol de género:  desde los distintos ámbitos:  social, laboral, educativo, privado y público.
·         2. Denunciar todo tipo de machismos (los micro machismos, machismos invisibles, etc.) de lo contrario estaremos perpetuando este mismo como forma de vida.
·         3. Centrarnos en las capacidades y potencialidades de las niñas y los niños,  no en las expectativas sociales de estos, así no estaremos alimentando la desigualdad, ni desaprovechando el talento femenino y su aportación al mundo. Porque no creer en los seres humanos y su capacidad para transformarse así mismo.   
·        4.  Encontrar y desarrollar nuestro propio modelo de ver el mundo, de actuar en él. Hacer nuestro propio camino, para presidir un país, para trabajar en instituciones, en definitiva, para triunfar. De nada nos sirve una presidenta si realmente esta copiando totalmente un modelo patriarcal. 

        5. Redefinir socialmente la masculinidad y la feminidad.  La sociedad ha cambiado, sigue cambiando cada día, debemos encontrar la integración del ser, del saber, y del saber hacer. 



Referencias
1 Cott, Nancy (1987). The grounding of modern feminism. Yale University Press. pp. 45.ISBN 978-0-300-04228-3.

2 Chimamanda Ngozi Adichie (1977). Todos deberíamos ser feministas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario